Martes, 20 Enero 2015 00:00

Cómo aumentar la cuota femenina en directorios y altos cargos ejecutivos

A pesar de que la población mundial está compuesta por cerca de un 50% de mujeres y un 50% de hombres, existe una importante desigualdad en cuanto a cargos ejecutivos. Más aún en puestos de alta dirección, directorios de empresas y ministerios.

 

 

A pesar de que la población mundial está compuesta por cerca de un 50% de mujeres y un 50% de hombres, existe una importante desigualdad en cuanto a cargos ejecutivos. Más aún en puestos de alta dirección, directorios de empresas y ministerios.

Con la finalidad de discutir sobre la cuota de género en las grandes empresas y pensar en iniciativas para equiparar la balanza, se realizó ayer el seminario “Economía y Participación Femenina: El paso faltante para la productividad”, organizado por la subsecretaría de Economía, la Embajada de Noruega y Hay Mujeres, en el Hotel Sheraton.

Para hacerse una idea de este panorama a nivel local, el número de directoras en empresas públicas es de 27,58%. Pero en sociedades anónimas la cifra es aún mucho menor, alcanzando el 3,4% en los directorios. En empresas abiertas a bolsa, desciende más aún, con un 2,97%. En 33 de las 40 compañías más transadas en la bolsa local, no hay mujeres en las mesas directivas.

Los planes del Gobierno

Según Katia Trusich, subsecretaria de Economía (quien dio inicio al seminario), “el tema de género, lo asumimos de manera transversal, integrándolo a todas las materias que estamos trabajando, como responsabilidad social, agenda digital, economía social y  pymes. En todos hay iniciativas pensadas en ayudar a las mujeres”.

En concreto, el Gobierno tiene varios planes en carpeta para mejorar la participación femenina en las altas esferas de decisión. Uno de los más ambiciosos es llegar a un 40% de mujeres en la dirección de empresas públicas para 2018. En este contexto, la semana pasada se presentó un proyecto de ley, liderado por la senadora Isabel Allende, que establece un porcentaje de género en los directorios de estas organizaciones.

“Adicionalmente, tenemos como desafíos para este año incorporar cuotas en asociaciones gremiales y en sociedades anónimas abiertas listadas en bolsa”, indicó Trusich. En este ámbito, a septiembre de 2014, sólo el 6% del total de las asociaciones gremiales son exclusivas de mujeres y del total de cargos directivos, sólo el 22% son directoras. “No se trata de incorporar a mujeres en los directorios  porque es políticamente correcto, sino porque es una buena estrategia corporativa”, concluyó Trusich.

En la misma línea, Claudia Pascual, ministra del Sernam, intervino en el seminario. “Cuando la Presidenta Bachelet asumió su primer mandato el 2006, muchos veían difícil incorporar un gabinete con alto porcentaje de mujeres. Pero se hizo. Lamentablemente, eso no ha sido imitado en otros espacios”, señaló Pascual. 

Dentro de las actividades del encuentro, se realizó un foro-panel, moderado por María de los Ángeles Fernández, presidenta de Hay Mujeres. Participaron María Angélica Zulic, directora de Mujeres en Alta Dirección y gerente general de Laborum; Alejandra Sepúlveda, directora ejecutiva de Comunidad Mujer; Laura Albornoz, ex ministra del Sernam y actual directora de Codelco; Siria Jeldes, gerente general de Coopeuch; y Katrine Trovik, gerente regional del Banco de Noruega.

La experiencia escandinava

Uno de los platos fuertes de la jornada, fue la exposición de Ansgar Gabrielsen, ex ministro de Comercio de Noruega y uno de los principales creadores de la Ley de Cuota de Género en ese país. Aparte de haber trabajado en el sector privado, siendo parte del directorio de varias empresas, desde 1980 es parte del Partido Conservador, ejerciendo cargos públicos como concejal, alcalde, congresista y ministro.

Gabrielsen explicó como este país europeo logró en 2003 ser la primera nación en el mundo en imponer una cuota de género que obliga a que las empresas que cotizan en bolsa, tengan al menos un 40% de mujeres en sus directorios. Antes de la aprobación de dicha ley, la participación femenina en esos cargos llegaba al 7%.

“Se debe aumentar la incorporación de las mujeres en altos cargos empresariales por un tema de igualdad. Pero sobre todo, porque en términos económicos es mucho más rentable para las compañías. No pensé en la ley de igualdad de género por feminismo, sino porque es bueno para los negocios”, dijo Gabrielsen.

Actualmente, todas las empresas noruegas cumplen con la normativa. Pero según Gabrielsen ya no es necesaria una ley. Está incorporado en la cultura empresarial. “El petróleo es parte importante de nuestra actividad económica como país. Pero realmente nuestra ventaja competitiva es la gente. Los valores humanos”, concluyó el ex ministro de Comercio de Noruega. 

*Fuente: http://www.pulso.cl/noticia/tech/industria/2015/01/76-56588-9-como-aumentar-la-cuota-femenina-en-directorios-y-altos-cargos-ejecutivos.shtml